• ESPERANZA: UNA TRAGEDIA

    AUSLANDER, SHALOM BLACKIE BOOKS Ref. 9788494001925 Veure altres productes de l'autor
    Todo hombre tiene derecho a ser infeliz, y quizá tenga incluso el deber. La esperanza (por ejemplo, del que añora ser feliz) es nociva, y la humanidad se habría ahorrado muchos problemas si no fuese adicta a este engañoso narcótico.¿Hitler? El mayor optimista del siglo xx: un soñador, un romántico. ...
    Ancho: 140 cm Largo: 210 cm Peso: 250 gr
    Consulteu disponibilitat
    23,00 € 21,85 € 5%
  • Descripció

    • Encuadernació : Cartone
    • Nº de pàgines : 338
    • Ilustradors : /
    • Traductors : ANDREU, CARLES
    • Autors : AUSLANDER, SHALOM
    • Idioma : Español, Castellano
    • Any d'edició : 2012
    • Data d'edició : 01/05/2012
    • ISBN : 978-84-940019-2-5
    Todo hombre tiene derecho a ser infeliz, y quizá tenga incluso el deber. La esperanza (por ejemplo, del que añora ser feliz) es nociva, y la humanidad se habría ahorrado muchos problemas si no fuese adicta a este engañoso narcótico.

    ¿Hitler? El mayor optimista del siglo xx: un soñador, un romántico. Después de todo, nada más esperanzado que la idea de una solución, encima final. ¿Mao, Stalin, Pol Pot? Tres cuartos de lo mismo.

    Así podrían resumirse las enseñanzas del Profesor Jove, terapeuta sui generis al que Solomon Kugel acude porque, paradójicamente, sueña con una vida mejor.

    Víctima de la esperanza, Kugel no solo es padre, sino que ha decidido llevarse a su familia a una casa rural en Stockton, Estados Unidos,
    un poblado donde nunca ha pasado nada, del que no ha salido nadie famoso? excepto un pirómano muy activo en los últimos tiempos.

    Kugel quiere empezar una vida nueva, quitarse de encima el peso de la historia; la suya, personal y familiar, y la de su pueblo. Porque ambas historias parecen una y la misma. Su madre solo ha estado en un campo de concentración durante una visita turística, pero se comporta como si fuera Ana Frank.

    Hasta que un olor fétido y unos ruiditos llevan a Kugel a descubrir a una mujer que lleva treinta o cuarenta años escondida en el desván (se trata, al fin y al cabo, de una casa antigua). Y que dice ser, ella sí, Ana Frank.

Utilitzem cookies pròpies i de tercers per realitzar anàlisis d'ús i de mesurament de la nostra web. En continuar amb la navegació entenem que s'accepta la nostra política de cookies

Accepto